Elcio Rodrigues de Sa

A brazilian-panamenian composer

ZoomBlog

ZoomBlog

Ideas from our lifes.

view:  full / summary

DE LA CR?TICA Y OTROS MENESTERES

Posted by elciosa on July 1, 2009 at 11:28 AM Comments comments (0)

DE LA CRÍTICA Y OTROS MENESTERES

Acabo de recibir un texto de un ex profesor y amigo, y no resisto a la tentación de traducirlo y compartir con ustedes, en seguida, una parte del mismo.

“¡Cómo es difícil criticar y, lejos va..., ser criticado!

Todo nuestro asunto aquí tiene que ver con la independencia – con la “i” mayúscula – de la CRÍTICA, o sea, con la manera de llegar allá. Todo el ritual de posgrado es, de hecho, un camino para eso.

En el aprendizaje de ser criticado, es fundamental que los artistas como nosotros sacrifiquemos al máximo lo que podamos de nuestra intrínseca paranoia, pues tendemos a conferir un peso excesivo a nuestra vida pública, no raramente sacrificando nuestra vida privada.

En mis tiempos de pianista, al lado de los ejercicios de relajamiento y de respiración que hacía de fraque, en el piso (¿si lo pueden imaginar?), el problema de los nervios se resolvía con el “Kirie” de la Misa en Si menor, de Bach.

Sin dudas era un ritual con la finalidad de hacerme tan pequeñito que luego me convencía de que, por mejor que fuera aquél concierto o recital, difícilmente estaría virando alguna página de la historia de la música.

Pero, antes de eso, tenemos que distinguir el miedo (un mecanismo de defensa real, sin lo cual dejaríamos de existir) de la ansiedad. Se usted no ha hecho su trabajo (su preparación), además de lo que se perderá en la ejecución, es perfectamente justo que sienta miedo. Debe sentir miedo. La ansiedad, como todos sabemos, es difusa. No importa cuan grande haya sido su preparación, queda siempre aquella duda de saber si ha sido lo suficiente. Respire hondo y siga adelante, no hay otra manera.

Tanto ha cambiado el mundo que no sé si todavía sigue vigente lo que digo. Para nosotros había un intangible ideal de perfección, condición sine qua non del concepto de arte que hemos heredado del Renacimiento, como una habilidad obtenida a través de ingentes esfuerzos.

Para los etnomusicólogos que sigan a Blacking, la música deja de ser a penas funcional, tornándose artística, cuando en su elaboración ella va más allá de lo necesario para reflejar las funciones, o los valores y estructuras de la cultura a que pertenece.

La actitud ante la crítica, sin embargo, debe ser ella misma crítica, no servil. Es necesario escuchar, entender, aceptar, de ser el caso. Con amor. Somos un grupo unido de estudiantes y la crítica que haga a uno tal vez venga a ser de provecho para otros. Hasta puedo estar equivocado, pero lo que critico son ideas, no personas.

Los que discordaren de mi y prefieran comentarios sigilosos, que me lo dejen saber, sin olvidarse de que la esposa japonesa que me aguanta hace más de cincuenta años, compañera de escuela y de mil batallas, además de todavía no confiar en mí, dice que yo escupo hacia arriba...

A tiempo: desconfío de que provoco miedo en mucha gente. Las personas de la “canoa ahuecada”, por ejemplo, jamás se comunican conmigo. ¿Puede?”

Abrazos,

Manuel Veiga

PhD. en Musicología 

Doctor en Etnomusicología

Mgstr. En Piano

Prof. de posgrado en la Universidad Federal de Bahia, Brasil.

......................................................................................................................

Espero que les guste. Para mí es un placer reencontrar a un maestro y amigo en ese nivel.

Saludos,

?Armonia Tradicional versus Armonia Moderna?

Posted by elciosa on June 25, 2009 at 12:36 AM Comments comments (0)

Queridos(as) amigos(as):

Acabo de escribir esta carta como respuesta a la solicitud de un músico para contestar a una encuesta-entrevista donde el centro de la cuestión está en los actuales planes de estudio de lo que él llama de Armonía Tradicional y, lo que él sugiere que deba ser su secuencia, la Armonía Moderna.

He decidido compartir el texto general de la carta porque me parece que será de su interés y, desde luego, se encuentra abierta a la discusión.

Saludos cordiales.

.............................................................................................................................................

Panamá, 24 de junio de 2009.

Estimado Amigo,

Primero que todo quiero agradecerle por tenerme en cuenta para su encuesta y sondeo de opinión sobre la “Armonía Moderna” y su aplicación en el curso universitario de música.

Desde que conocí al Programa de Armonía impartido en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Panamá me percaté de su evidente desfase con relación a la historia de la Armonía hasta el presente.

En verdad, son muchas las lagunas en los programas de las carreras y de las asignaturas, todas pendientes de actualización y de ampliación para mantenerse a la par de otros cursos universitarios de música en el mundo. Podría citar, como ejemplo, la ausencia de Contrapunto, Análisis y Estructuración Musical, Musicología y sus sub campos: etnomusicología, música espontánea urbana, música espontánea rural, etc. Debería añadir Composición, Orquestación, Improvisación, etc.

Así que son hechos.

A partir del año pasado la facultad ha iniciado un proceso de actualización del contenido de los programas de sus asignaturas y a mí me ha tocado trabajar con el de Armonía y el de Instrumentación. No se me ha permitido ampliar la carga horaria – como es necesario – de ninguna asignatura, pero logré incorporar al nuevo programa una actualización substancial en contenido con relación a algunas de nuestras inquietudes, a fines de mejorar las herramientas con que salen los egresados de nuestros cursos al mercado laboral.

Esperamos que la burocracia universitaria permita la aplicación de los cambios ya a partir del año entrante. Sin embargo, en lo particular, yo deseo cambios más profundos aún en todas las carreras actuales y en las que hacen falta crear para que nuestras estructuras estén a la par con las mejores del mundo. El problema de fondo es, y será, siempre, que todos los compañeros profesores estén al tanto de las nuevas realidades y las nuevas necesidades, como dice usted y como vengo abogando hace más de una década, y que, además, se animen a promocionarlas sin temor.

El desconocimiento, la no vivencia, abona el miedo a los cambios y conduce al estancamiento evolutivo.

Ahora, con relación a la encuesta y a la entrevista, no creo que pueda contestarla directamente pues conllevan términos y conceptos de fondo sobre los cuales no sabemos si estamos de acuerdo en sus significados o aplicaciones.

Por ejemplo, no veo que haya dicotomía real entre lo que se llama de “Armonía Tradicional” y “Armonía Moderna”, ni hay precisión alguna entre lo que sea una cosa o la otra.

En el mismo día en que me contactaste recibí una llamada telefónica de una persona que quería aprender armonía moderna, diciendo que deseaba aprender las aplicaciones de los acordes de oncena, trecena, etc., identificándolos como jazzísticos o de origen popular moderna. Sin embargo eso ya no es moderno, sino antiguo...

Estoy convencido de que las artes deban ser estudiadas desde una cuidadosa perspectiva histórica de su evolución/ producción y, sólo entonces, uno debería decidirse por una especialización que le atraiga.

La persona que me llamó creé que el uso de acordes como los mencionados, además de los acordes alterados, o de cuarta suspendida, etc., sean nuevos, pero no lo son. Los encontramos en Schubert y en Chopin, por ejemplo, y en muchos otros autores. Así que mucho material que se pretende moderno es tradicional, en verdad, aunque no lo parezca a una primera vista, por causa de nuevos procesos rítmicos, rítmico-armónicos, instrumentales o contrapuntísticos. No es por menos que los grandes maestros del jazz insistan con sus alumnos para que estudien a Juan Sebastian Bach y a las escalas modales también, por ejemplo.

Pretender formar un músico profesional solamente con elementos generados en los últimos setenta años – como arriesgan algunas equivocadas instituciones – es la mejor manera de crear monstruos en el arte, perpetuando la ignorancia y engañando a los aficionados. Además nunca incluyen a todos los avances significativos.

O sea, los extremos son igualmente dañinos.

Digo yo que un músico profesional debe conocer, primero que todo, la música espontánea anónima que se ha producido en su alrededor geocultural. Debe también, como mínimo y en el marco de ser un ciudadano en la cultura occidental, conocer la música pre-tonal anterior a la musicae mensuralis; a la polifonía modal contrapuntística; a la amplia producción del contrapunto armónico; al estilo galante donde, artificialmente, se pretendió separar la armonía como área de estudio aparte, en el clasicismo; al ensanchamiento del lenguaje de la armonía funcional en el llamado romanticismo y ultra romanticismo; debe estudiar los procesos musicales desencadenados por el impresionismo, que la musicología señala como el inicio real de la armonía moderna..., donde deliberadamente se incorporan procedimientos de conducción no contemplados por la tradición anterior y empieza el largo proceso de liberación de los vectores de la armonía tonal funcional; uno debe estar familiarizado con los procesos de transición a la música postonal, que incluyen el bitonalismo, politonalismo, dodecafonismo y el serialismo – en sus distintas vertientes -; debe conocer y practicar con la música donde las texturas, los timbres y los intervalos puros ganan rango de motivos constructores, haciendo que la palabra armonía pierda su significado útil y pase a ser aplicada como “densidad” o “densidades”; debe conocer nuevos elementos que todavía están siendo creados en los diversos centros de investigaciones creativas, además de las músicas de las culturas periféricas – con relación a la cultura dominante, para ser un profesional realmente de punta, listo para empujar el desarrollo evolutivo de la música donde quiera que decida ejercer sus actividades.

Es por eso, caro amigo, que no podría contestar a su encuesta y entrevista, que centran su análisis en los términos “Armonía Moderna” y “Armonía Tradicional”. Pero de todas maneras espero que los datos traídos a colación en ese pequeño texto vengan a ser de utilidad en futuras discusiones sobre estos temas.

Saludos,

Élcio Rodrigues de Sá B.

Fotos de Se?oritas y Esclusas

Posted by elciosa on May 31, 2009 at 12:46 PM Comments comments (1)

Foto de Señoritas y Esclusas:

Impresiones

__Por Élcio Rodrigues de Sá B.

 

Estuve allí, pero ellas no me podían ver, las imágenes de un pasado que trataban de saltear el muro de contención, las barricadas que más que a menudo construimos para despistar qué somos, quiénes somos en el presente.

Y nos perdimos de nosotros mismos. No hay espejo real que percibamos, todo es muy rápido como las comidas y placeres instantáneos que nos servimos para no refletar las marcas de los hechos que se nos echaron encima.

A 20 años de los sucesos, las imágenes en la superficie ya se encuentran borrosas...pero eso pasó nada más ayer...para la historia. Tales son algunos de los platos-dramas que nos han servido Las Lagartijas en esa temporada teatral del 2009.

Y la comedia es el “waiter” de la trama para el consumidor que prefiere no pensar sobre el hambre. Es una trampa en la cual caímos, desprevenidos, perdiendo la inocencia en esclusas que no nos gustan recordar, aunque son fundamentales para saber quiénes somos, de dónde venimos, dónde estamos y para dónde pretendemos seguir.

Son solamente algunas de las emociones que nos hacen vivir, y revivir, la dramaturgia y la puesta en escena de Arístides Vargas, Charo Francés y por supuesto, el elenco de Teatro Lagartija – Mariela Aragón Chiari, Natalie Medina, Maritza Vernaza, Martín Porto y Marisín Luzcando (invitada), respectivamente.

La foto en sombra, de las señoritas mirando la imagen de las sandeces de la invasión, es uno de los retratos-escena más elocuentes que he visto de una necesidad social que reiteradamente chifean los adultos de mi entorno en la formación de sus hijos.

Por esos, y por tantos otros elementos, el grupo “hace un teatro que nada tiene que ver con lo fácil, televisivo y comercial, sino con las preocupaciones más profundas de una sociedad y lo hace con sensibilidad y poesía” (Charo y Arístides).

Uno de estos elementos es el ritmo, el manejo del ritmo, tanto escénico, como sonoro, potenciando las funciones psicológicas del drama y subrayando de contenidos las imágenes subliminares, como la del cuchillo del mayordomo que, al fin y al cabo, se trata de una metralleta...

La distribución y aprovechamiento del espacio escénico me atrapó desde un principio, con las zonas de inclusión y de exclusión que, sumadas al rejuego del número de personajes – 3 X 1, 2X 2, 4 X 4, etc. -, enmarcan visualmente toda la estrategia dramática de tensión y reposo.

Así que pocas veces he tenido el placer de gozar del teatro panameño como en ese montaje: moderno, fresco, incisivo, consecuente, activo, real y supra real. Lo único que, para mí, no encaja con propiedad en el todo es la grabación de violín – creo que de Vivaldi, si no me equivoco – que más de una vez conduce algunas escenas.

Las texturas sonoras creadas en vivo, y el hermoso canto responsorial con que se cierra la obra – con aquél alejarse de nuestras vidas...- deberían servir de marco para todo lo demás que se creara en lo que a sonido musical se utilizara.

De toda mi experiencia con “Foto de Señoritas y Esclusas”, lo único que lamento es solamente haber podido asistir en el penúltimo día de la temporada. Me perdí todas las otras veces que me gustaría volver a vivirla, y de poder recomendarla a mis amigos.

__Panamá, 31 de mayo de 2009.

Mario Benedetti - In Memorian

Posted by elciosa on May 25, 2009 at 6:41 PM Comments comments (0)

Mario Benedetti, In Memorian"

Invisible

 

La muerte está esperándome

ella sabe en qué invierno

aunque yo no lo sepa

por eso entre ella y yo

levanto barricada

arrimo sacrificios

renazco en los abrazos

fundo bosques que nadie

reconoce que existen

invento mis fogatas

quemo en ellas memorias

tirabuzón de humo

que se interna en el cielo

por eso entre ella y yo

pongo dudas y biombos

nieblas como telones

pretextos y follajes

murallones de culpa

cortinas de inocencia

así hasta que el baluarte

de cosas que es mi vida

borre la muerte aleve

la quite de mis ojos

la oculte y la suprima

de mí y de mi memoria

mientras tanto

ella espera

 

 

 

Ya no respira el poeta uruguayo...nos quedan sus palabras, testimonio de una vida marcada por los vientos del exilio...

 

Conjugaciones

 

5 (después)

 

El futuro no es

una página en blanco

es una fe

de erratas

VII INTERNATIONAL GUITAR MEETING PANAMA 2009

Posted by elciosa on May 9, 2009 at 8:08 PM Comments comments (0)

VII INTERNATIONAL GUITAR MEETING PANAMA 2009

Promoted by Asociación Guitarrística de Panamá (Guitarristic Asociation of Panama)

In homage to Manuel Barrueco

 

VII ENCUENTRO INTERNACIONAL DE GUITARRA PANAMA 2009

May, 18 – 22, Teatro Nacional, 8:00 pm

Featuring guitarists from Spain, United States, Cuba, Israel, Mexico and Panama.

 

• Monday 18: Master Guitar

Manuel Barrueco (Cuba/US)

• Tuesday 19: Guitar without foreign boards

Mia Pomerantz (Israel)

Amaral Duet (Israel/Mexico)

• Wednesday 20: Iberoamerican Guitar

Anabel Montesinos (Spain)

Marco Tamayo (Cuba/Austria/ Spain)

• Thursday 21: Guitar and orchestra

National Sinfonic Orchestra (Orquestra Sinfónica Nacional)/ Dir.: Jorge Ledezma-Bradley

Jorge Amaral (Mexico)

Guitarras Tetracorde (Panama)

Paul Binkley (United States)

Anabel Montesinos (Spain)

Marco Tamayo (Cuba/Austria/ Spain)

David Camarena (Panama)

• Friday 22: Guitar in the Americas

Emiliano Pardo-Tristán (Panama)

Paul Binkley (United States)

Rómulo Castro (Panama)

Tickets in Blockbuster and www.tuboleto.com

Prices from 30.00 to 5.00 US/dollars

Additional information, call (507)-213-2401, (507)-213-2402

GUITARRAS TETRACORDE (Panama)

 

SOBRE LA RET?RICA

Posted by elciosa on April 4, 2009 at 11:03 PM Comments comments (1)

RETÓRICA[1]

 

 

Concepto básico: la técnica de la persuasión.

 

Clasificaciones antiguas:

 

©  Judiciaria

 

©  Deliberativa

 

©  Apodíctica

 

Es judiciaria, por ejemplo, cuando un tribunal discute si un determinado indicio es probatorio o no.

 

Es deliberativa, por ejemplo, cuando una asamblea discute si es adecuado renovar el ascensor de la copropiedad.

 

Es apodíctica, por ejemplo, cuando si discute para alabar o criticar algo, o alguien.

Figuras retóricas:

    • Captatio benevolentiae
    • Captatio malevolentiae

 

Se ha elaborado y estudiado una técnica de la persuasión porque son muy pocas las cosas de las que se puede convencer al oyente por medio de razonamientos apodícticos.

 

Dado que en la mayoría de los debates de este mundo se argumenta sobre cuestiones que son objeto de discusiones, la técnica retórica enseña:

 

o   a encontrar las opiniones en las que coinciden la mayor parte de los oyentes;

 

o   a elaborar razonamientos que sean difícilmente impugnables;

 

o   a utilizar el lenguaje más adecuado para convencer de la bondad de la propia propuesta;

 

o   a suscitar en el auditorio las emociones apropiadas para el triunfo de la propia argumentación.

 

 

Retórica de la prevaricación

 

 

Prevaricar significa abusar del propio poder para obtener ventajas en contra del interés de la víctima, y actuar en contra de la honestidad transgrediendo los límites de lo lícito. A menudo quien prevarica, a sabiendas de que prevarica, desea en cierto modo legitimar su propio gesto e incluso obtener el consenso de quien es víctima de la prevaricación, o encontrar a alguien que esté dispuesto a justificarla. Por consiguiente, se puede prevaricar y utilizar argumentos retóricos para justificar el propio abuso de poder.

 

A veces los argumentos son muy sutiles, ocultando su falsedad, porque parece que parten de una opinión compartida por la mayoría, lo que la retórica griega llamaba endoxa, y sobre aquellos trabaja, ocultando la técnica de la petitio pricipii:

 

o   se basa en la utilización como argumento probatorio la tesis que había que demostrar,

 

o   o bien se refuta un argumento utilizando como prueba lo que el argumento pretendía refutar.

 

Una segunda forma de retórica de la prevaricación es el casus belli, cuando se pretende convencer a la víctima, a los presentes, y tal vez a sí mismo, que se toma una medida de fuerza porque se ha sufrido un agravio.

 

La historia humana está llena de ejemplos de casus belli en la raíz de un número plural de grandes conflictos internacionales. Tenemos el estopín de la así llamada Primera Guerra Mundial (1914), la invasión de Etiopia por las fuerzas armadas italianas en 1935, etc.

 

Cuando a los prevaricadores no se les brinda la oportunidad de un casus belli contundente, suelen recurrir al ya famoso ?síndrome del complot? o ?teoría de la conspiración?.

 

Uno de los primeros argumentos que se utilizan para desencadenar  una guerra o iniciar una persecución es la idea de que hay que reaccionar ante un complot urdido contra nosotros, nuestro grupo, nuestro país, nuestra civilización. Y delante de la ausencia de pruebas concretas se suele apelar a las emociones generadas por el sentimiento de vulnerabilidad del grupo.

 

Cuando no existe el casus belli se crea el ?ex novo?, y de eso tenemos ejemplos recientes en la historia moderna como, por ejemplo, la invasión de Irak por causa de sus nunca encontradas armas de destrucción masiva, o por el supuesto apoyo de aquel país a los ataques del fundamentalismo musulmán, que jamás pudieron probarse.

 

Hacía tiempo que buscaba material sobre la retórica de la prevaricación y vine a encontrarlo en el importante texto de Eco, del cual aquí presentamos un cortísimo y libre extracto. No solamente quería embasarme sobre el tema para conocerlo mejor, sino porque me incomoda como tantas y tantas veces se prevarica impunemente en nuestras instituciones, al punto de que muchas personas o ni lo perciben como tal, como una cosa fuera de orden, o ni se dan cuenta de su existencia, enrolados que van por la argumentación retórica de los prevaricadores.

 

A oyentes con buenos niveles educativos y concentrados en temas esenciales de la vida es más difícil atrapar con las tradicionales captatio benevolentiae, o con las teorías de complot; pero es necesario estar atentos a los discursos y no encontrarse distraído con estímulos paralelos o tangenciales de otros asuntos.

 

La sociedad urbana contemporánea es pródiga en superfluos, en demandas de atención, en falsos valores de importancia, en estímulos sensoriales, en tantas cosas no esenciales que mantienen a jóvenes, y no tan jóvenes, alborozados, permanentemente excitados en la superficie de os hechos vivenciales, que muchas veces solamente a duras penas logran seguir el hilo de un discurso que debiera importarles.

 

Los prevaricadores se tornaron tan astutos que pillarlos en acción demanda elevada concentración y voluntad de no dejarse engañar;  porque es sorprendente como a algunas personas ya no les importa que otros disfruten privadamente con lo que le pertenece al público.

 

Así que me parece hacer falta que nos eduquemos para no dejarnos engañar. Y hace falta que nos armemos de valor para enfrentar a los malos de la película. ¿De qué lado estamos?

 

 

Élcio Rodrigues de Sá B. Panamá, 4 de abril de 2009.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Entresacado de una conferencia de Umberto Eco pronunciada en la Universidad de Bolonia el 20 de mayo de 2004 en el ciclo ?Bajo en signo de la palabra?, organizado por el Centro Studi ?La permanencia de lo clásico?.

  

Despedida para un hacedor

Posted by elciosa on March 14, 2009 at 12:05 AM Comments comments (0)

Despedida para un hacedor

 

 

De verdad no lo conocí más que en un par de reuniones de trabajo o asistiendo a eventos culturales. No hemos tratado personalmente.

 

Todo lo que he sabido de él ha sido a través de amigos comunes, sin embargo soy testigo de algunas de sus obras en su última barricada en pro de la cultura de su país.

 

Los varios mensajes y textos que he recibido en esta semana sobre su pasado vinieron a componer el cuadro posible, para mí, sobre el hombre que se ha llamado Anel Rodríguez.

 

Y, evidentemente, este cuadro dista mucho del que tienen quienes han convivido, compartido y trabajado con él.

 

Pero hay algo que me llamó a la atención en este señor, observando su actuación al frente de una institución que, más allá de su importancia para el desarrollo del “ser panameño”, ha venido acumulando un extraordinario déficit en eficiencia.

 

¿Y dónde reside la ineficiencia? No tengo todas las respuestas y seguramente necesitaría más información abalizada, pues solamente he trabajado un año para una de las escuelas bajo la jurisdicción del INAC, el INAM, antiguo Conservatorio.

 

Pero de algo me han servido las palabras de Ernst Widmer[1], un día, cuando dijo que teníamos que superar la “mentalidad de funcionarios públicos”, si de verdad quisiéramos que las cosas pasaran de esta para mejor.

 

Y, ¿cuál es esa mentalidad? Es aquella donde impera la ley del mínimo esfuerzo, donde resulta incómodo hacer las cosas a tiempo y con eficiencia, donde es casi un pecado cumplir cabalmente con las obligaciones de oficio.

 

Y ¿por qué eso es así? Duele pensarlo, pero ¿será por qué muchas de nuestras instituciones públicas resultan depósitos de botellas, o seguros de deudas de favores votados? ¿Será por qué todavía no creamos criterios de producción y rendimientos de cuentas en el servicio público?

 

Amparado por el status quo, el funcionario que si acostumbra al “juega vivo” ahonda en un ambiente de complicidad y silencio, permitiendo que – sumados todos – el estado se transforme en una inmensa masa de mal servidores, justamente porque se olvidan de que – al fin y al cabo – a quienes deberían tener que prestar cuentas sería al pueblo, a la sociedad.

 

Bueno, y a lo que voy es que en la jefatura de estas instituciones públicas, como el INAC, por ejemplo, donde la llegada a la dirección es vía poder ejecutivo y no por concurso y carrera – como pensamos que debería ser en contextos normales – el recién llegado tiene al frente esa masa heterogénea de trabajadores donde los que no “juegan vivo”, “juegan muerto”, por decirlo de algún modo, salvándose, es lógico, las excepciones de rigor que tratan de sobrevivir y sembrar con propiedad.

 

No todo es negativo, por supuesto, pero a lo que voy es que, frente a estas grandes dificultades, el Instituto Nacional de Cultura tiene bajo su cuidado un universo de atenciones tan vasto que su rango de ministerio ya debería haber sido reconocido por el estado y por todos los que saben lo qué es Cultura. Es una necesidad pendiente en el camino al desarrollo nacional.

 

Y el Sr. Anel Rodríguez (q. e. p. d.), en su corta estadía al frente de dicha institución, demostró con hechos que si puede enrumbar, orientar, coordinar, producir, emprender, direccionar, administrar, al fin, los limitados recursos disponibles en pro de las necesidades del país en un sector que, dígase de paso, está estrechamente vinculado con todos los demás ministerios, que es piedra fundamental en el desarrollo de cualquier país y que, además, tiene lazos profundos con la ciudadanía.

 

Y eso a pesar del peso muerto de los acomodados oportunistas y de los que hacen de la cosa pública su finca para perseguir disidentes y premiar “lame-botas”.

 

Por supuesto, no todo son flores y aciertos, sin embargo es la inoperancia la que no produce nada; y el compañero que acaba de partir – por estar en la hora equivocada y en el lugar equivocado, aunque lamentablemente por razones más que justificables – ha producido en el cargo bien más que cada uno de sus antecesores, en la misma gestión gubernamental.

 

Para nosotros, artistas, productores de arte, - y digo arte en el sentido más amplio y especializado del término -, e inmersos en la gran casa de la cultura universal, privarnos de un compañero que concretaba proyectos, que apoyaba a los trabajadores del sector a sabiendas de que los recursos humanos de una nación son la nación, ante todo, nos resulta difícil reconocer una vez más que la vida incluye la partida.

 

Nos despedimos, pues, de un hacedor, y ¡cuánta falta nos hace, desde ya!

 

Élcio Rodrigues de Sá B.

 

_ Músico y docente universitario.

Panamá, 12 de marzo de 2009.

 

 

 


[1] Compositor suizo-brasileño, mi último profesor de composición.

 

EL M?SICO Y SU ANT?DOTO

Posted by elciosa on March 10, 2009 at 10:44 PM Comments comments (0)

EL MÚSICO Y SU ANTÍDOTO

 

                                                                    Por Élcio Rodrigues de Sá

Jorge Pérez era un músico siempre en busca de oportunidades. Después de graduado, y a pesar de sus aptitudes, pasó muchos páramos para encontrar trabajo estable en su región, donde no escampaba una fuerte crisis económica. Así que a la primera chance que surgió con una invitación para trabajar en el extranjero no dudó, juntó sus cosas y emigró con toda la alegría e la ilusión de realizar un buen trabajo.

 

Además, había la perspectiva de conocer a nuevos amigos, otros compañeros de trabajo, otra cultura de la cual aprender, y la posibilidad de trabajar junto a otras personas para ‘echar para adelante’.  

 

Los primeros tiempos no fueron nada fáciles para Pérez. La adaptación a las nuevas costumbres, el aprender a expresarse en el nuevo idioma, el ganarse la confianza de compañeros y alumnos – porque fue a trabajar en una institución de enseñanza – y el delicado proceso de hacer amigos en tierra extraña fue algo completamente nuevo para él. Solamente quien ha pasado por eso conoce qué significa abrir la puerta de la casa y saber que, miles de kilómetros a la redonda, no hay ningún pariente cerca ni ningún conocido de más que unos cuantos días...

 

Trabajó duro para cumplir cabalmente con todas su obligaciones y los jefes aparentemente estaban satisfechos con su producción. El país al cual había ido no era tan desarrollado cuanto el suyo, podía notar muchas lagunas y carencias, y así estaba muy seguro de que podía ser útil, lo que le hacía sentirse bien, con muchas ganas de contribuir y compartir ideas con todos.

 

Su participación en la institución pasó a cobrar cada vez mayor importancia, tanto a nivel académico como en las actividades de extensión, principalmente al dominar mejor el idioma y aplicar nuevas herramientas de trabajo. Las personas lo buscaban para realizar nuevos proyectos compartidos, los periódicos se daban cuenta de sus acciones y lo entrevistaban o solicitaban artículos y los estudiantes se expresaban con elogios en cuanto a su trabajo y participaban con gusto en sus actividades

 

Ahí empezaron los problemas. La ingenuidad del relativamente joven Pérez lo impedía de ver que entre las consecuencias de su entusiástico trabajo si encontraba el ocupar una significativa posición artística que lo proyectaba socialmente en un ambiente donde antes otros eran los que tenían esa preponderancia. Además, su preparación académica colocaba, a cada rato, en tela de juicio la misma autoridad profesional de sus jefes inmediatos que, desafortunadamente, habían tenido una preparación más deficiente.

 

Acostumbrado antes a trabajar con personas más preparadas profesionalmente que él, Jorge Pérez esperaba un tipo de comportamiento al menos parecido a lo que tenía en su ambiente anterior - tanto él como varios de sus compañeros -, que era el pegarse a los ‘pelucones’ para aprender lo máximo posible, con la humildad y la visión de que siempre habrán personas que saben más y menos que uno.

 

Además, sus maestros lo habían educado en un contexto de siempre debatir y exponer las ideas francamente y libremente, como herramienta de crecimiento y desarrollo del conocimiento. Le era muy difícil la omisión en las reuniones de trabajo, cuando pensaba que las ideas podrían mejorar las circunstancias de la institución.

 

Así que fue toda una sorpresa para él cuando empezaron los ataques. Primero fue su jefe inmediato, director de la institución, que pasó a prohibir su participación en actividades de extensión – como escribir para los periódicos, hacer música para las escuelas de danza y teatro – y hasta eventos académicos como la organización de los recitales de estudiantes, que antes de su llegada ni se realizaban a menudo, y que después habían pasado a ser regulares.

 

Después se percató de que se adelantaban a sus proyectos, o sea, los superiores desviaban los vectores de realización a su capricho, neutralizando a los canales de acción, y eso sólo era posible con la connivencia de otros profesores, compañeros de trabajo con quienes compartía las ideas.  Un día empezó a darse cuenta de que sus alumnos más adelantados ya podían analizar y evaluar la producción artística de los ahora incomodados, como el director y otros, bajo parámetros nuevos traídos por él y basados en datos técnicos ineludibles. Y eso era un grande problema en un ambiente sin la praxis de analizar, debatir y criticar técnicamente, en aras de construir un mejor campo de trabajo para todos y una mejor oferta de productos para la sociedad.

 

Las acciones en contra del señor Pérez si asentaban, básicamente, en las informaciones distorsionadas por otros profesores y estudiantes, llevadas como hechos negativos, o peligrosos, a la dirección y quién sabe a otras instancias, a partir de las discusiones o conversas sobre los proyectos no realizados o en vías de realizarse. Dígase de paso que estos pasantes si encontraban entre los que ansiaban por mayor protagonismo, ascensión académica, beneficio de becas, privilegios institucionales, etc., y el camino que encontraban era hacerse el servicio secreto al director Manuel Tavira, el cual manejaba la situación con mucha habilidad.

 

Bueno, al cabo de más de 12 meses de presión el músico, profesor e investigador, Jorge Pérez terminó optando por renunciar a un trabajo donde realmente ganaba un buen salario y retornar a su lugar de origen. Y no es que no había hecho amigos o que no contara con la protección de personas importantes, ni que no gozara del reconocimiento a su trabajo de parte de diversos sectores relacionados a su área, como músicos, artistas plásticos, escritores, actores, profesores de arte, periodistas, danzarinas, etc., los cuales percibían la situación y lamentaron su partida, ofreciéndole sendas despedidas, bien más allá de lo que él podría esperar.

 

La sorpresa más grande fue cuando, al confirmar su renuncia ante el ministro de la cultura, su jefe de más jerarquía, este quisiera retenerlo con una oferta de un mayor salario. Ya la cuestión era de honor, y en el proceso de defenderse había descubierto un montón de irregularidades administrativas  que siquiera podía comentar.

 

Así que la ingenuidad no es buen antídoto para la envidia, más bien es un punto débil frente a las acciones subrepticias de quienes no pueden ver caminos de mayor altura en el campo de las relaciones profesionales. La diplomacia, o lo que suelen nombrar como “acciones políticamente correctas” también pueden fácilmente transformarse en un terreno fangoso, donde uno se arriesga a perder valores muy importantes como la moral, la honra y la ética profesional.

 

Esa historia, que les cuento de manera resumida, es real, pero con los nombres ficticios. En nuestro entorno también pasan cosas muy parecidas y lo que queda a uno es enfrentarlas con dignidad; pues nos parece que los mejores antídotos para la envidia son la lucidez, una ética profesional consecuente y la cercanía de amigos a toda prueba.

 

Saludos,

 

Élcio Rodrigues de Sá

 

 

Intolerancia

Posted by elciosa on February 25, 2009 at 7:13 PM Comments comments (0)

INTOLERANCIA

 

 

 

Élcio Rodrigues de Sá B.

 

 

 

 

 

Pensándolo bien, todos somos intolerantes con relación a algo: a alguien, a algún procedimiento, a alguna expresión, a alguna costumbre, a alguna circunstancia.

Además de la intolerancia a lo que exceda la capacidad de nuestros sentidos físicos como la audición, la visión, el tacto, el olfato, etc., tenemos la intolerancia mental, religiosa, política, racial, lingüística, ideológica, generacional, estética, cultural, etc.

El tema en si se prestaría para un ensayo, pero mis intenciones son mucho más modestas. Solamente quisiera compartir algunas preocupaciones que nacen al observar el recrudecimiento de intolerancias entre nosotros en varias partes del globo, las cuales, considerando también las graves tensiones políticas internacionales del presente, se cuelan como excusas para el separatismo cuando ingenuamente imaginábamos que lo que tildaban de “globalización” y de “sociedad multiétnica” podrían contribuir para acercar más a los pueblos y las culturas entre sí.

Hace pocos días, inicios del 2009, los medios de comunicación social difundieron informaciones de agresiones físicas a algunos templos religiosos en Sur América, entre ellos una sinagoga y una iglesia católica. Circularon por internet fotos de nativos amerindios convertidos a religiones muy ajenas a sus tradiciones, y rumores de su inducción a prácticas de intolerancia hacia otros grupos.

Aunque no hemos podido averiguar la veracidad de todos estos sucesos, nos parece sospechoso que muy rápidamente hayan desaparecido de los noticieros. Creados en la lid en contra de las dictaduras de Sudamérica durante la segunda mitad del siglo XX, nos especializamos en detectar la manipulación informativa de parte de algunos grupos de poder sobre las poblaciones de nuestros países, en aras de beneficiarse de sus reacciones y cosechar ciertos privilegios.

Así que no nos sorprendería que sectores políticos, interesados en beneficiarse del apoyo foráneo para su fortalecimiento regional, incrementasen tales prácticas para justificar su misión “salvadora” y “patriótica”.

Estas son cosas de seres aparentemente “chiquitos” y egoístas, pero en realidad “tiburones” y “vampiros sociales”, completamente fuera de lugar y anacrónicos, principalmente después de todo lo que la historia de la humanidad nos ha legado.

Cuando yo nací – o mejor dicho – cuando abrí los ojos hacia la vida, en la ciudad de Salvador, capital de Bahia, en Brasil, el Candomblé, la Umbanda y otros ritos de origen africano eran prohibidos y perseguidos por la policía – con el apoyo más que implícito de la jerarquía de la iglesia católica -.

La intolerancia religiosa – soberbia de los que creen ser los dueños exclusivos de la verdad – se mantenía sobre un amplio sector de la población más de un siglo después de la abolición de la esclavitud en aquél país, solamente para ceder, con el tiempo, ante la presión de las evidencias: aumentaban los feligreses, y estos, a la larga, demostraron que lo único que buscaban eran oportunidades para existir según sus creencias ancestrales, nada más.

Fui creado en el seno de la iglesia católica, en una primera instancia; me sorprendieron las diferencias internas del cristianismo al estudiar, en la secundaria, en un colegio ‘protestante’ luterano donde, vaya, me hicieron ampliar la percepción espiritual al convivir con amigos nacidos en el judaísmo, por ejemplo – de los cuales tengo el orgullo de compartir una sólida amistad hasta hoy, cerca de 40 años después; al final de la adolescencia emprendí un cuidadoso acercamiento al budismo, que me ha influenciado hasta los días de hoy; aunque sin poder entender plenamente tantas variantes, leí todas las fuentes autorizadas que encontré sobre el hinduismo; conocí muy de cerca la cosmogonía de la Umbanda y puedo atestiguar  sobre su carácter de dedicación al amor universal, incluso con relación a los elementos de la naturaleza – muy olvidados por otras creencias – ; estudié y  he convivido con varias comunidades del espiritismo kardecista que, entre otras cosas, siguen a la biblia católica;  leí, conviví y traté de asimilar lo que me era posible de la teosofía y de la antroposofía y, además, me he esforzado en acercarme al islamismo a través del Corán, donde uno puede leer, por ejemplo: “Creemos en Alá y en lo que se nos ha revelado, en lo que se reveló a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y las Tribus, en lo que Moisés, Jesús y los profetas recibieron de su Señor. No hacemos distinción entre ninguno de ellos y nos sometemos a Él... Los creyentes, los judíos, los cristianos, los sabeos, quienes creen en Alá y en el último día y obran bien, esos tienen su recompensa junto a su Señor... ¡Rivalizad en buenas obras! Todos volveréis a Alá. Ya os informará Él de aquello en que discrepabais... Y no litiguéis con las gentes del Libro si no es del modo más cortés, excepto con aquellos que obran injustamente, y decid: ‘Creemos en el que ha descendido entre nosotros y en el que ha descendido entre vosotros: vuestro Dios y nuestro Dios son Uno’”.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que puedo sacar de la memoria y de algunas lecturas. Entonces, a pesar de que no son los únicos esfuerzos en los que nos hemos involucrado como parte de nuestra búsqueda espiritual, nos ponemos a considerar que los litigios que observamos en esta área no pueden ser, para nada, de orden religioso, filosófico o ético; todo indica que a través de la historia, una y otra vez, han pretendido utilizarnos a los ciudadanos comunes para sus particulares propósitos, los interesados en beneficiarse de los puestos de poder político, personas y grupos que estimulan la confrontación y/o el dominio impositivo no solamente entre religiones, sino también entre culturas y civilizaciones, porque entienden la vida de esa manera.

Nosotros no pretendemos ser analistas políticos, ni economistas, ni espiritualistas, ni nada parecido; solamente somos ciudadanos en este momento particular de la historia en que vivimos, y solicitamos el espacio para manifestar nuestra opinión frente a problemas que nos afectan, de una u otra manera, en nuestras vidas.

La aceptación de las diferencias entre los seres y las culturas de los grupos humanos pareciera no ultrapasar la comprensión de nuestras limitaciones  más elementales, aún cuando servidos por toda una gama de tecnologías que nos ponen en contacto directo casi a diario, aún cuando la ciencia demuestra la irrelevancia diferencial del ADN entre muchas de las especies y aún con la historia recordándonos que, nos guste o no, existen personas que piensan y viven según otras creencias.

De esa manera nos causa una cierta preocupación todas esas confrontaciones que vemos renacer o exacerbarse, en la actualidad, alimentando a los choques entre civilizaciones y códigos de creencias, defendidas a capa y espada por excusas insostenibles, alimentadas por apetitos inconfesables y, sobretodo, ignorantes de la historia.

De cierta manera, y en este contexto, podemos considerar que el ecumenismo vendría en auxilio de algunas de las posibles soluciones para tantos problemas. Pero, ¿cuántos le ponemos atención?

No causaría extrañeza – aunque haciendo un vuelo más amplio y ficticio– que seres de otros orbes estuvieran evitando el contacto con estos primitivos terráqueos que no son todavía capaces de aceptarse los unos a los otros entre sí, y se meten en sucesivas guerras sin mayor sentido.

Y así, teniendo en claro que la tolerancia no es permisividad generalizada ni tampoco puede ser la aceptación de injusticias sobre el “otro”, por ser distinto o más débil, podríamos considerar con seriedad el aumento de nuestras demandas por la disminución de la violencia en este terreno y la búsqueda de un equilibrio social más sostenible a nivel mundial.

No es nada fácil, a esta altura de los hechos. Pero no podemos tolerar que, frente a tantos problemas que afligen a nuestras poblaciones, nos traigan a sumar la intolerancia religiosa y cultural, que consumen la paz y las vidas de tantos otros seres en otras latitudes. Para atrás andan los cangrejos, y aún así es más para un lado...

Hace pocos años atrás tuve una alumna latinoamericana que era casada con un ingeniero iraquí. Ella me dijo que no tenía ningún problema en usar el velo cuando iba a visitar a los parientes de su esposo allá, a causa de su religión. Era una señal suya de respeto y de tolerancia hacia sus costumbres.

Sin embargo, al comentar este hecho con una amiga panameña esta me dijo que jamás lo toleraría, que esto era un atraso, una violación de su libertad de ser, etc. De nada valieron mis argumentos de que aquella se trataba de una situación pasajera, donde la señora demostraba estar dispuesta a no alimentar conflictos innecesarios en el seno de una cultura religiosa distinta.

Mi amiga, casada y de mediana edad, revelaba señales de intolerancia. Y es comprensible: hace poco las mujeres occidentales ganaron el derecho al voto, alcanzaron el derecho al trabajo en igualdad de condiciones que los varones (todavía no es así en todas partes), lograron la posibilidad de decidir quién será su pareja (todavía no es así en todas las familias), entre una serie de otros factores vivenciales recientemente alcanzados dentro de nuestra propia cultura. Factores que fueron conquistados a través de años de lucha, inclusive con mártires que aún no han sido debidamente reconocidas.

De considerar estas y otras cuestiones, lo que nos parece más productivo es la actitud de la señora, casada con un hombre de origen musulmán, que intenta de tiempos en tiempos complacer a una familia inmersa en un contexto muy distinto al suyo, sin abrir mano de su ser en el seno de su propia cultura. Nos parece que la superación de las circunstancias de que aún son víctimas las mujeres en aquél contexto cultural deba ser alcanzada por las personas que viven en aquellas situaciones, para nosotros ahora injustas porque podemos ver las cosas desde otros puntos de vista.

No descartamos, por supuesto, la cooperación en los procesos de liberación, pero creemos que cualquier acción radical y transformadora de paradigmas en contextos culturales específicos debe ser el mérito de quienes realmente necesitan los cambios en sus vidas y se proponen a incrementarlos.

No suele ser el jerarca el que concede el derecho al convivio de los suyos con otras razas, sino que son los foráneos de otro origen los que portan el saber de que son iguales, y son  los descendientes del patriarca los que entienden, se liberan y acceden a catalizar este proceso. Lo he visto y vivido en carne propia.

La tolerancia nace después de procesos equivalentes donde la mente humana alcanza la comprensión de que las diferencias son similitudes disfrazadas para retar a la evolución del ser.

Gracias,

 

Élcio Rodrigues de Sá.

 

Panamá, 18 de febrero de 2009.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Concurso de Guitarra Clasica en Honduras

Posted by elciosa on February 17, 2009 at 6:43 PM Comments comments (0)

La Municipalidad de San Pedro Sula a través de la Unidad de Arte - Cultura y la Secretaria de Arte, Cultura y Deporte

 

Invitan:

 

III FESTIVAL INTERNACIONAL

 

DE GUITARRA CLASICA

 

SAN PEDRO SULA, HONDURAS C.A.

 

DE LOS PARTICIPANTES

 

 

  1. Podrán inscribirse un máximo de cinco participantes por país, cada participante cubrirá sus pasajes, hospedaje y alimentación durante los días que dure el concurso.
  2. Solo podrán participar las personas de 16 hasta 32 años preferiblemente con un nivel muy alto.
  3. Los organizadores no se responsabilizan por problemas con su estadía en la ciudad sede San Pedro Sula.
  4. La inscripciones se cerrarán el día sábado 25 de julio, 2009
  5. Inscripción por participante $30.00

DEL JURADO

 

 

  1. Estará integrado por guitarristas de reconocida trayectoria a nivel mundial.
  2. El Jurado evaluara todos los aspectos claves de la ejecución musical en cada participante, dominio de la obra y el estilo, interpretación musical, presencia escénica y cumplimiento de las bases por parte de los participantes.
  3. El jurado puede declarar desierto cualquiera de los premios.
  4. El fallo del jurado es inapelable.
  5. Cualquier situación no prevista en estos reglamentos será estudiada y resuelta oportunamente por el jurado y los organizadores.

DE LAS OBRAS

 

 

·   Primera eliminatoria:

 

                Fecha: jueves 6 de agosto, 2009

                Hora: 8:00 a.m. en adelante.

                Obra Obligatoria: AL RUMOR DE LAS SELVAS HONDUREÑAS

                Autor: Carlos Maria Varela (Honduras)

 

                Una obra libre.

                Tiempo máximo: quince minutos entre las dos obras.

 

·   Segunda eliminatoria:

 

                Fecha: Viernes 7 de agosto, 2009

                Hora: 10:00 a.m. en adelante

                Participaran los diez semifinalistas previos al sorteo.

                Obra Obligatoria: ALLEGRO SINFONICO

                Autor: Agustín Barrios Mangoré

                Una obra Libre.

                Tiempo máximo: quince minutos entre las dos obras.

 

De esta eliminatoria el jurado otorgara los primeros tres lugares y menciones honoríficos si las hubiese los cuales se darán a conocer en el acto de premiación después de la gala del viernes por la noche.

 

En el programa especial del viernes en la noche participaran los diez semifinalistas con una obra libre a su elección, esta ejecución no será evaluada por el jurado ya que los tres finalistas y las menciones honoríficas se otorgaran basados en la ejecución del día viernes 7 de mayo por la mañana .

 

PROGRAMA

 

 

1.       Primera eliminatoria: Jueves 6 de agosto, 2009

                Hora: 8:00 a.m. en adelante

                Lugar: Museo de Antropología e Historia de San Pedro Sula,

          Clasificarán 10.

2.       Final: Viernes 7 de agosto, 2009

                Hora: 10:00 a.m. en adelante

          Lugar: Museo de Antropología e Historia para seleccionar a los

          Tres primeros lugares.

3.       Gala de premiación. Viernes 7 de agosto, de 7:00 a 10:00 p.m.

                Participaran los 10 finalistas con una obra libre, máximo 6

                Minutos

4.       Participara la Orquesta de Guitarra de la Fundación MarÍa Escalón de Núñez (El Salvador) 

5.       Premiación

6.       Sábado 8 de Agosto día de turismo (Visita a las Ruinas de Copan)

7.       Domingo 9 de Agosto regreso a sus hogares

 

De los Premios:

 

 

Primer lugar: $1,500.00, una guitarra de estudio donada por el luthier Arnulfo Rubio, de Paracho, México. y Diploma

Segundo lugar: $800.00 y Diploma

Tercer lugar: $500.00 y Diploma

 

Más información:

 

Unidad de Arte y Cultura

Dirección: Edificio Sampedranos, 4to piso, local #404, Bo. El centro,

San Pedro Sula, Honduras.

Tel: (504)550-5720          Cel: (504) 9839-9742

Coordinador del concurso: Francisco Carranza


Rss_feed